InicioFutbolero NostálgicoEl Futbolero Nostálgico XL: Hoy – Julio César Balerio, el charrúa de corazón incaico

El Futbolero Nostálgico XL: Hoy – Julio César Balerio, el charrúa de corazón incaico

El Futbolero Nostálgico XL: Hoy – Julio César Balerio, el charrúa de corazón incaico

En tiempos donde era complicado encontrar un arquero como la gente (?) llegó a estas tierras un uruguayo llamado Julio César Balerio que, valgan verdades, no demoró mucho en meterse en el corazón del pueblo peruano.

La carrera profesional del ‘Viejo’ arrancó allá por 1980 con la camiseta del Atlético Rentistas en Uruguay. Dos años después pasó al Atlético Bella Vista donde estuvo un par de temporadas para luego, en 1984, cruzar ese río marrón (?) e ir a Boca Juniors. Con el Xeneize tuvo la posibilidad de compartir los tres palos con Hugo Gatti, un histórico en el barrio de La Boca. Precisamente con Balerio y Gatti, el equipo porteño logró salvarse del descenso en la que muchos llaman “la peor temporada de su historia”.

Sus voladas y carácter lo dieron a conocer de tal manera que Racing puso la guita fichándolo para la temporada de 1986. En 1988, la Academia de Avellaneda con Balerio en el arco se hizo de la Supercopa Sudamericana.

El siguiente destino del ‘Viejo’ fue Bolivia. Estuvo en el Blooming desde la temporada de 1990 hasta 1992. Y fue en 1993 cuando ese idilio Perú-Balerio, Balerio-Perú comenzaría para no terminar jamás.  Con el buzo del Deportivo Sipesa, Balerio consiguió llegar hasta cuartos de final de la Copa Conmebol. Esto le valió para que en 1994 Sporting Cristal requiera de sus servicios como guardameta.  Ese mismo año el cuadro cervecero, bajo la dirección técnica de Juan Carlos Oblitas, saldría campeón con Balerio en el arco y jugadores como Maestri, Julinho, Garay, Soto, Palacios, Magallanes, Pinillos, entre otros. En el 95, aún con Oblitas, los rimenses obtendrían nuevamente el campeonato.  Para la temporada 1996 Cristal contraría a Sergio Markarián y otra vez levantarían una copa. Julio César Balerio ya era un referente importante del equipo.

En la última entrevista a Balerio, habló de la transformación de Julinho. CrackEn una entrevista habló de la transformación estética de Julinho. Crack

Con tres trofeos consecutivos en vitrina bajopontina todo estaba encaminado a sostener el proyecto y, por supuesto, mantener a los hacedores principales de esta etapa gloriosa del Sporting Cristal. Fue así como, al mando de Markarián y con un Balerio formidable, tenemos aún fresco el recuerdo de aquel campañón Libertadores del año 1997.

Muchos lamentaron la derrota ante el Cruzeiro de Autuori en la final. Algunos por ese gol que perdió Julinho y otros el 1-0 en Brasil con un tanto que el mismo Balerio dijo que no vio venir. Pero ya está. El ‘Viejo’  que para ese entonces ya era más peruano que Laura Bozzo tenía también el reto de proteger el arco de la selección. Algo a lo que no estaba obligado pero que quiso hacer. Con Oblitas como DeTé de la blanquirroja y sus famosas “vacas sagradas” para la prensa mala leche de siempre, es decir los jugadores del Sporting Cristal que salieron bicampeones con él, la idea era llegar al Mundial de Francia 98.

Y aquí varios comparan los que hizo Balerio contra Uruguay (tapándole un penal al mismo Enzo Francescoli) con 6uir0ga y ese desastroso partido contra la selección de su país en el 78. Tal vez al ‘Viejo’ siempre se lo sintió más camiseta o más competitivo. En su uruguayez encontramos peruanidad. Eso es algo que en este tipo de asimilaciones odiosas uno reflexiona y valora aún más.

Dos pasionesDos pasiones

La importancia de Balerio en el proceso eliminatorio rumbo a Francia fue tal que Oblitas también utilizó su buen juego de pies para armar esa famosa estrategia  de laboratorio: saque del  arquero para la cabeza de Maestri, éste que la peina y se la baja a Julinho o algún otro atacante y gol. Es por esta jugada que también se lo criticó cuando demoraba su saque con el resultado en contra. Al final del camino, no llegamos al Mundial, nos quedó un sabor amargo pero sabiendo que con poco hicimos mucho.

Una vez retirado del fútbol, Balerio dirigió en Uruguay al Cerrito y el Atlético Rentistas. No tenemos idea de si le fue bien o mal pero en 2008 regresó al Perú para ponerse el buzo del Juan Aurich. Luego de su etapa en el norte, Julio César Balerio retornó a Montevideo donde nos dejó para siempre el 24 de junio de 2013 a los 55 años, debido a un paro cardíaco.

No obstante, pese al deceso, a jugadores como él siempre hay que tenerlos presente. Un tipo que se dio íntegro por la camiseta que defendió. Nos queda el grato recuerdo de sus notables atajadas tanto en Cristal como en la selección. No tenía por qué, pero ahí estuvo, con la blanquirroja en el pecho peleándola hasta el final. Ironías de la vida que le falle el corazón y se nos vaya al más allá, cuando fue precisamente corazón lo que más dejó en vida. Pero así son las cosas y contra esa ley universal no hay penal que se pueda atajar. Cerramos este post diciéndote hasta siempre ‘Viejo’, hasta siempre y gracias.

Homenaje a Julio César Balerio en el Alberto Gallardo

Compartir:
Sin Comentarios

Deja un comentario

Califica este post

CEO del sitio. Licenciado en Comunicación Social. Antes solía mandarse 1500 posts en tiempo récord, pero desde que descubrió Xvideos su rendimiento se vino abajo, como su situación amorosa (?). Esperemos que algún día consiga novia o amante, su mano izquierda y el resto del staff se lo agradeceremos.

elpelusa@pasedeldesprecio.com